Capítulo 1: El inicio

Siempre me ha gustado la política, lo he visto como una herramienta útil para ayudar a las personas y cambiar a bien este mundo. Sí, puedes llamarme ilusa y soñadora, pero de verdad lo pensaba.

Por eso un diciembre de 2014 decidí afiliarme a un partido político del que no diré el nombre porque no hace falta. Desde el principio me involucre en el trabajo, en los grupos de ideas, en el día a día, en las campañas… Negándome a unirme a los corrillos de chismes, a las “house of cards” y a aquellos que querían derruir la cúpula para ocupar su puesto desde la Junta Directiva de Madrid.

Harta de historias de cama, acosos a compañeros, y rumores de drogadicción emitidos por uno de los miembros de la que en ese momento era la Junta Directiva, decidí presentarme a la vacante que, por esos mismos motivos, quedaba libre. ¡¡¡Y yo que pensaba que podía hacer algo!!!

Así, tras una campaña de primarias, me convertí en la Secretaría de Organización de Madrid.

En la primera reunión de la Junta recuerdo que estuve callada, escuchando y observando a cada uno de los miembros para ver que era lo que podría esperar. Y es que trabajar de analista y estratega de ventas de algo tenía que servirme.

En fin… Sueños, vuelvo a repetir. Pensé que estaban allí para lo mismo que yo. ¡Craso error!

Mientras tanto, en mi trabajo conocí a un chico de otra sucursal: Antonio,realmente el trabajaba en el SAC de los HQ, y por unos meses en el departamento de administración de la compañía.

Se fue haciendo mi amigo poco a poco porque, aunque a la distancia, trabajábamos conjuntamente en algunas áreas. Y surgió la chispa. Cada vez hablábamos más, juró no tener novia (eso sí, reconoció haber tenido historias sexuales con varias de sus compañeras) y me dijo eso que, cualquier mujer dolida quiere escuchar “contigo es diferente. Todavía no puedo decirte que estoy enamorado de ti, pero si que quiero intentarlo”

Una nueva mentira. Lo único que quería intentar era utilizarme por los puestos que ocupaba laboral y políticamente. Ahora que lo pienso, no se si me da más pena o asco.

Mañana hablaremos de él, de sus mentiras, de sus infidelidades, de sus juegos. Y si te lo preguntas: tengo pruebas de todo. Jamás borre los mails ni los WhatsApp con tu teléfono internacional.

Anuncios

Preámbulo

A veces contar la verdad es tan doloroso como vivirla.  Es un ejercicio para recordar determinados momentos que preferirías olvidar.

Por eso sólo voy a contar los que están en blanco y negro. Aquellos que me dolieron, que me marcaron, que me hundieron y que, al mismo tiempo han construido la persona fuerte, luchadora y sin miedo que soy hoy.

Otros, tal vez lean estas palabras (aunque dudo que su cobardía por saber lo que hicieron se lo permita).

Eso sí… He cambiado los nombres aunque todos aquellos que, de una manera u otra vivieron conmigo esta pesadilla sabrán quien son.

Hablaré de amor y desamor. De miedo y mentiras. De acoso. De delitos. De política y políticos. De ansias de poder.  De amenazas, de vidas destrozadas… Hablaré, tristemente de la realidad.

Espero que me acompañes, que me comentes, que me des tu opinión y que vivas junto a mi esta historia sin color.

 

 

Primera entrada del blog

4 años de dolor, de juegos, de arrepentirme de haberos creído. Mucho tiempo de ver como unos y otros cometiais delitos dentro del edificio de la Asamblea y del Ayuntamiento.

Viendo como la novia del que se supone era mi novio me acosaba, destrozaba y cometía delitos también.

Y viendo como aquel que tanto me quería no era más que un falso manipulador al que solo le interesaba el dinero y pisar a quién decía querer no le costó nada cuando vio que podía sacar algo a cambio.

Me machacaron sin merecerlo, pero no contaron con que cuanto más me pisan más fuerte me hago. No contaron con que callo, observo y memorizo. Guardo pruebas y, sobre todo… Renazco de mis cenizas.

Soy un Phoenix y tú que sabes lo que has hecho, deberías temerme. Llega el tiempo de la justicia.